En defensa del poder adquisitivo de los talleres por efecto de la inflación

ASETRA continuará reivindicando que las aseguradoras respeten el precio hora expuesto al público por el taller.

También los talleres con acuerdos con las empresas de renting o flotas deberán considerar la repercusión del IPC en los servicios que prestan.

Madrid, 5 de enero. Una de las manifestaciones de la actual crisis sanitaria es la escalada del Índice de Precios al Consumo (IPC) en prácticamente todos los países, que impacta intensamente en la economía, reduciendo el poder adquisitivo de familias, empresas en general y talleres, en particular.

Los talleres deben actuar ante esta coyuntura y defender su poder adquisitivo, reducido por la inflación, a través de la actualización de los precios expuestos al público.

Además, en el caso de los talleres de carrocería, la defensa del poder adquisitivo alcanza a los precios establecidos en los acuerdos comerciales de cada taller con las compañías aseguradoras.

También los talleres con acuerdos con las empresas de renting o flotas deberán considerar la repercusión del IPC en los servicios que prestan.

LAS MEDIDAS DE APOYO DE ASETRA

Desde ASETRA apoyaremos a los talleres en su iniciativa de actualizar los precios teniendo en cuenta el IPC. A estos efectos ASETRA va a desarrollar las siguientes actuaciones:

  1. ASETRA trasladará a los medios de comunicación esta iniciativa para que sea secundada por el mayor número de talleres y para que la opinión pública comprenda las razones que sustentan un incremento de precios que afectará a los consumidores.
  1. Elaborará un modelo de carta destinado a las aseguradoras, flotas y renting que enviaremos próximamente, para que los talleres asociados. lo cumplimenten con la actualización que solicitan.
  1. A su vez, ASETRA enviará una comunicación a las compañías trasladándoles la necesidad de revisar los precios que pagan a los talleres para neutralizar el incremento del IPC previsto y salvaguardar su poder adquisitivo.

 

En definitiva, las actuales circunstancias no son normales, ni por la intensidad de la subida de la inflación ni por las causas que la determinan. Por eso los talleres deben vigilar los efectos del IPC en sus márgenes, según su estructura de costes y decidir su estrategia en este contexto.

En esta línea, ASETRA, con el objetivo de salvaguardar con carácter urgente el poder adquisitivo de los talleres atendiendo al IPC, defenderá y amparará la actualización de los precios expuestos al público, o la negociación con las compañías.  Esto último, sin perjuicio de otras reivindicaciones que mantenemos vigentes, como el respeto de las aseguradoras al precio venta público del taller.    

PREVISIONES, EVOLUCIÓN DEL CARÁCTER DEL IPC Y SUS CAUSAS

En España las previsiones apuntan a un incremento del IPC interanual en torno al 6,7% con la consiguiente incidencia entre los consumidores y en las cuentas de las empresas. Además, es preciso tener en cuenta que el carácter provisional, transitorio y de corto plazo, que las autoridades económicas, nacionales e internacionales, otorgaban al incremento del IPC está dando paso a previsiones más pesimistas, ya que esas mismas autoridades y otros expertos atribuyen al aumento de precios una condición más duradera.

Las causas de este incremento son conocidas, pero conviene sistematizarlas, por el diferente peso que pueden tener en los distintos tipos de talleres. Entre ellas podemos señalar el incremento del precio de la electricidad, que tiene especial incidencia en determinado tipo de operaciones, así como el de otros suministros: gas, agua; el crecimiento de los precios de la pintura, el aumento del coste de la gestión de residuos, las subidas del impuesto de precios de seguros, las actualizaciones en los precios de arrendamientos y subcontratas de servicios (riesgos laborales, asesoría, página web, programas de valoración, software de gestión); el mantenimiento de los coches sustitución y la actualización de los convenios colectivos en 2022, que incrementarán los costes laborales, ya que adoptan como base el IPC.

Es posible que, en 2022, con este panorama, los problemas se agraven y, en consecuencia, puede no producirse la deseada contención de los precios.